Nuestra Madre ataviada para el mes de difuntos

La normalidad vuelve a San Marcos tras los tres días teñidos de rojo y negro con la celebración del Triduo de Nuestra Madre.

Hoy, la Madre de la Redención ha vuelto a su capilla ataviada de riguroso luto para la conmemoración de la festividad de Todos los Santos .

Así, Nuestra Madre luce el terno compuesto por saya de damasco y manto liso negros, y tocado de encaje blanco.

Que Ella guarde, bajo el amparo de su Divina Gracia, a todos los difuntos que creyeron en la vida eterna.

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *