Nuestra Madre ataviada para Corpus Christi

Tras el periodo de luto oficial declarado por el gobierno de la nación en memoria de las víctimas de la pandemia provocada por el COVID-19, y en el que Nuestra Madre de la Divina Gracia permaneció ataviada de riguroso luto, los vestidores de nuestra Cofradía han procedido al cambio a Nuestra Madre con motivo de la celebración de la Solemnidad Corpus Christi, permaneciendo así durante el siguiente tiempo ordinario y la época estival.

La Sagrada Imagen de la Señora de la Redención luce ataviada con saya brocada en burdeos sobre fondo color champagne, rostrillo y puños de encaje blanco, fajín de galón dorado, el atavío lo completa su manto bordado de color burdeos. Porta rosario de nácar y pañuelo de encaje, coronando a Nuestra Madre su aro de estrellas.

Madre de la Divina Gracia, ruega por nosotros