Nuestra Madre ya luce ataviada para una nueva Cuaresma

Cuando queda menos de una semana para la llegada de una nueva Cuaresma, Nuestra Madre de la Divina Gracia ya aguarda en su capilla ataviada para este tiempo litúrgico.

En esta ocasión, Nuestra Madre luce un terno al «estilo hebraico», portando en sus manos un sudario y una corona de espinas.